2017

Hay algo que se va
que no permanece
y nadie parece saber qué es
ni cómo sentirse al respecto.
Hay algo que duerme
y despierta con nosotros
-con lo que sea que creamos que somos-
y nos forma y nos empuja a seguir;
no importa la apariencia
ni el cuerpo
ni el cabello
ni el molde
ni la mente
ni qué tan civilizado seamos.
Hay algo que nos eleva
y nos conduce
y nos realiza.
Y sería realmente triste
que nadie sea capaz de vernos 
en nuestra única y esencial forma.
Y mientras la observo descansar
pienso
si habré sido testigo de tal hazaña.
Hay algo que escapa
y que a nadie pareciera importarle desconocer
cuando es en verdad
lo único relevante tras la fachada vibrante del espectáculo.
Y mientras me busco y la busco
me digo
que son la clase de inquisiciones
-genuinas-
que todo ser debería plantearse.